Mostrando las entradas con la etiqueta Atentado. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Atentado. Mostrar todas las entradas

miércoles, diciembre 09, 2009

Frei fue Asesinado


La tarde estaba extremadamente calurosa. Para poder buscar algo de alivio, había estacionado el Austin Mini, bajo uno de los frondosos árboles del Parque Forestal. Luego de un clásico ruido de gas tratando de escaparse por los bordes de la tapa, compartíamos con mi porfesora de piano, una Sprite,en su nueva versión.

Un largo silencio precedió a su pregunta:

-Negro, decíme...vos crees que lo mataron no?...-

-Porsupuesto que si, me extraña como se demoraron tanto, si con otros fueron tan diligentes-

-Y vos que creés que va a suceder...va a quedar la grande no...?-

-No estoy tan seguro, este país tiene capacidad de asombro 0 , llevan años matando gente y aún hay tipos que dicen que es mentira...-

-Qué horror che...,como tan cara dura...-

-Así es...y esto va a seguir, si han descabezado todo, no van a parar...-

La noticia se desprendía del matutino de derecha, en grandes letras rojas. Al llegar a casa mi madre lloraba y mi padre estaba consternado, ambos habían votado por Frei, habían sido freistas toda su vida, como la mayoría de mis familiares. Mi padre, le sacaba los camiones a mi abuelo para la campaña de La Patria Jóven y con orgullo siempre contaba, como había realizado la mudanza del Presidente, en forma personal, destacando la sobriedad de todas las pertenencias del Presidente de Chile. Mi casa estaba llena de afiches y pancartas donde se leían las principales frases de campaña, junto a diversas fotografías.
Esa admiración tan grande que sentían mis padres, me llevaron a escuchar sus discursos y leer todo lo que había en torno a él.
Después del golpe de estado de 1973, todas las miradas se dirigían a Frei. Habían habido dos grandes conglomerados, liderados por dos grandes hombres. Uno era la Unidad Popular, encabezada por Salvador Allende y otro era la Democracia Cristina, liderada por Eduardo Frei.
Es más, ambos eran amigos, incluso Allende bromeaba a Frei, llamándolo por el teléfono, con un pañuelo sobre el auricular y haciendose pasar por el dueño del Teatro Caupolicán, para preguntarle como quería que pusieran la foto, si de frente a perfil. La trizadura de esta relación le costó la muerte a ambos y la tragedia para todo nuestro pueblo.
Mi padre siempre decía que Frei había ido a la Escuela Militar a hacerse cargo del país, luego del golpe, como presidente del senado, pero que Pinochet lo había devuelto a su casa, detenido. Nunca logré confirmar esa versión. Hasta que en el año 1980, un amigo me dice: Frei va a hablar en el Caupolicán, vamos?... No lo dudé ni un instante y nos coordinamos para asistir muy temprano y lograr una buena ubicación.
El acto en si, da como para otra entrada, pero en síntesis, era la primera gran manifestación popular, después del golpe. El Teatro estaba abarrotado, había cientos de personas, sin poder entrar, la policía reprimía duramente en la calles aledañas. En medio de gritos y consignas, entró Frei, con su mano levantada, saludando al público con la impronta de siempre. La gente comenzó a cantar la canción nacional y un estremecimiento, nos embargó a todos. Algo estaba comenzando, Pinochet debía caer, por el bien de Chile.
Frei comenzó su discurso entre gritos y vítores. Llegando a un momento donde el papel, no era necesario y el tono que adquirió su voz, fue la misma que poseían, los grandes líderes. Aquellos vericuetos sonoros, donde se comenzaban a escuchar, a los padres de la patria, a los lideres estudiantiles y sindicales, a los intelectuales y artistas, a los científicos y filósofos. Frei era un gran orador y tenía esa fuerza que solo poseen los grandes. El poder de convocatoria, mediante la idea, que se expresa en una forma, por todos reconocibles, como la voz de la autoridad moral, la voz del estadista, la voz del pensador.
"Con valentía...,por el bien de Chile".
Fueron sus últimas palabras, ese inolvidable día.
Salimos a la calle y fuimos duramente reprimidos,arrancamos por entre medio de las calles colindantes al Teatro y llegamos a pie, hasta mi casa.
Mi madre muy preocupada me preguntó: -Y?...como estuvo?...Yo tenía muchas ganas de ir, pero me da mucho miedo..-
-Excelente, muy, pero muy emocionante...-Aseveré.
-Ojalá que no pase nada malo- Me indicó.
Dos años más tarde, le dije: -esta vez, no te vas a quedar en casa, vamos, tenemos que luchar contra Pinochet-
Caminando llegamos hasta la Catedral de Santiago. Las puertas las habian cerrado y no podíamos entrar a ver la urna. Habían miles de personas.
Mi madre estaba muy emocionada. En ese instante llega Pinochet. Y todos, absolutamente todos, comenzamos a gritar: ¡¡Asesino, asesino!!...
Hoy, cuando han pasados 27 años y vuelvo a comprobar, que nuevamente tenía la razón. Esos gritos multitudinarios, a la cara del dictador, son la lápida que cargará por siempre en la historia de la humanidad.

viernes, agosto 14, 2009

Lo Que Nadie Dice

Con la muerte de un comunero mapuche en la Región de La Araucanía, a manos de la policía uniformada: Carabineros de Chile, se abre nuevamente la discusión sobre el imperio del Estado de Derecho en esa zona del país. Muchas voces se han alzado desde ayer, condenando la violencia, como vía de solución, de lo que llaman eufemísticamente el “conflicto mapuche”. Desde la Iglesia, pasando por los voceros de gobierno, mediante el subsecretario del interior, hasta la Presidenta Bachelet . Todos rasgan vestiduras por la quema de predios, de los latifundistas, propietarios de esos terrenos, los atentados contra los camiones de las empresas forestales, el bloqueo de los caminos y las interminables muertes, a manos de la policía. Todos dicen abogar por una solución pacífica, pero nadie, absolutamente nadie, desde los medios de comunicación explica, el verdadero trasfondo de la crítica situación económica, que ha llevado a los pobladores mapuches, a extremar las formas de presión, para la recuperación de sus tierras. Nadie explica, que dichas tierras les fueron expropiadas a sangre y fuego por el Ejército de Chile, durante la administración del Presidente Vicente Pérez Rosales. Operación dirigida y planificada por el Coronel Cornelio Saavedra, quien llevó adelante, uno de los genocidios más grandes que contenga la historia de Ejército Chileno, en contra de niños, mujeres, ancianos y hombres, que sólo defendían, las tierras que les pertenecían por derecho propio, desde sus ancestros, mucho antes de la llegada del conquistador español, Pedro de Valdivia. Nadie explica, que una vez muertos, a cañonazos, bayonetas y metralla, dichas tierras quedaron en poder de acaudaladas familias, mediante resquicios legales, que constituyen en si, un fragrante delito a la propia concepción de la propiedad privada, que nuestra sociedad, se esfuerza tanto en proteger. Nadie explica, que los engañaron, haciéndoles firmar documentos que ni siquiera sabían qué decían, ya que ellos no sabían leer ni escribir español. Nadie dice, que se les sometió por el hambre, dejándolos al margen de toda dignidad humana, al margen de cualquier posibilidad de sobrevivir. Nadie dice, que la zona de la Araucanía registra los mayores índices de pobreza e indigencia en nuestro país. Nadie dice, que los que actuaron en defensa propia, fueron los comuneros y no la policía, al verse agredidos y violentados en lo más sagrado de su cultura, que es la tierra: la Pacha Mama, la madre tierra que los vio nacer y que sin dueño alguno, debe ser resguardada, de quienes la han profanado, en su dimensión más sublime, y han hecho usufructo, de los bienes que ella ha generado, para los Mapuches, los auténticos Hombre de la Tierra ( Mapu= Tierra, Che= Hombre).
Por eso, hoy día, en que nuevamente un hombre de la tierra, cae muerto, por la espalda, con balas pagadas por el Estado Chileno, se revive el genocidio de Cornelio Saavedra. Hoy, cuando miles de mapuches, luchan, como ninguna Etnia, en el mundo, capaz de resistir 500 años, al sometimiento, por la reivindicación de sus derechos. Hoy, que se alza el grito, de una de las etnias más desarrolladas en su cosmovisión, dentro de la culturas precolombinas, nuevamente, sin vergüenza de la sangre mapuche que corre por nuestras venas, en un porcentaje de mestizaje superior al 60%, en medio de un país extranjerizante e ignorante del valor de la cultura de nuestros ancestros. Hoy, gritamos con más fuerza, en mapungún (lengua del pueblo mapuche): MARRICHIWEU: “Una y mil Veces: Venceremos”.
Todos los derechos reservados. © Carvajal Art 2009.

sábado, marzo 21, 2009

Post Mortem




Me sobran recuerdos
Me sobran imágenes y negativos del ayer
Me sobran poemas sueltos y todas sus rimas
Me sobran abrazos y risas ajenas
Me sobran gestos y todas sus muecas
Me sobran ensayos y todos sus papeles
Me sobran sonrisas y apretones de mano
Me sobran cuentos e historias inverosímiles
Me sobran contactos y agendas
Me sobran casillas y toda la correspondencia
Me sobran cables y computadores
Me sobran notas y melodias
Me sobran cosas y artefactos
Hoy que he muerto
en un charco de sangre
solo llevo conmigo
lo que cabe en la camilla.

Todo lo demás
son sobras nada mas

lunes, marzo 16, 2009

Cada Día Más Feliz

Creo que Dios, me dio una nueva oportunidad, y eso me hace cada día más feliz.
Agradezco a quienes me llamaron y mostraron su preocupación.
El peor castigo que pueden recibir, quienes atentaron contra mi y persisten en atentar contra mi propiedad privada, es mi felicidad.
Estoy cierto que alguien murió ese dia en el accidente y que con renovadas fuerzas, aunque con mucho dolor físico, me levanto y renazco.