Mostrando las entradas con la etiqueta Ensayo. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Ensayo. Mostrar todas las entradas

sábado, diciembre 18, 2010

Carvajal Art: Un Tejedor de Sueños

"Tengo un grave problema: no tengo opinión sobre nada y me invento cosas para salir del paso, de ese paso que es tener opinión sobre las cosas. Debo entender que eso se debe a mi desconocimiento sobre las causas y las consecuencias de los hechos en sí, sobre mi desconocimiento sobre los hechos en sí. Debo entender que eso se debe a alguna disfunción de mi capacidad cerebral. Se supone que debo entender algo y no entiendo nada." (Julián Marías)

Nos dice Umberto Eco, que paradógicamente, aunque vivimos en la llamada "sociedad de la comunicación", estamos más incomunicados que nunca. Los medios de comunicación: prensa, radio, televisión, Internet, nos ofrecen una lluvia de información abundante, y no por ello objetiva, que atiende a intereses ajenos a los de su finalidad.

"Hoy el medio más seguro de neutralizar a alguien no es el saberlo todo sobre él, sino el de darle todos los medios para saber todo sobre todo" (Baudrillard, Virilio, 1990)

La sociedad se ve así invadida, por mensajes comestibles y consumibles sin fatiga.
El buen gusto o no, es dirigido en la cultura de masas de forma determinante.
Estamos tan "globalizados" ideológicamente y culturalmente, que las visiones individuales son tomadas como "extrañas" y "raras", y peor aún, como "incomprensibles": este es el caso del espacio virtual "Carvajal Art", "un tejedor de sueños", censurado en multiples ocasiones y en otras muchas condenado, que ponen de manifiesto que nuestro nivel de juicio y de opinión están basados en una comunicación que propugna la desinformación y la falta de iniciativa y de opinión del individuo.
Orientados y dirigidos, somos incapaces de reconocer en lo "distinto", aprendizaje y riqueza.



"Dios
Dios es un concepto,
por el cual podemos medir
nuestro dolor.

Lo diré de nuevo,

Dios es un concepto
por el cual podemos medir
nuestro dolor.

Yo no creo en la magia,
no creo en el I-ching,
no creo en la Biblia
no creo en el tarot,
no creo en Hitler,
no creo en Jesús,
no creo en Kennedy,
no creo en el Buda,
no creo en el mantra,
no creo en la Gita,
no creo en el yoga,
no creo en reyes,
no creo en Elvis,
no creo en Zimmerman,
no creo en los Beatles,

yo sólo creo en mí,
en Yoko y en mí,

Y es cierto.
Los sueños se acabaron.
¿Que puedo decir?

Los sueños se acabaron

Ayer,
Yo era una tejedor de sueños,
pero ahora he renacido.

Yo era la morsa,
pero ahora soy John.

Así que, queridísimos amigos,
tan sólo tienen que seguir,
los sueños se acabaron."

domingo, agosto 15, 2010

El Desnudo Masculino en Carvajal Art

Auto Desnudo
Carvajal @rt 2010.
All Rights Reserved.
Si bien es cierto, el desnudo en sí, es un elemento provocador, en nuestra cultura. El desnudo masculino, es un elemento perturbador y altamente censurado. A un punto tal, que es el verdadero tabú de occidente. Desnudamos sin problemas el cuerpo femenino, luego de siglos de oscurantismo, donde el cuerpo se desprende de su carácter sagrado, para pasar a ser , el paradigma, de lo pecaminoso, ocultable, prohibible, censurable. Esa, es la verdadera razón, por la cual hemos sido censurados. Nos atrevimos a hacer una publicación, donde todos por igual tienen derecho a ver, sin tapujos, sin censura, donde el cuerpo humano sin distinción, es la máxima expresión de la estética, ya que no es obra del hombre y por tanto, ha de ser admirado en toda su plenitud.
Esta censura, al desnudo masculino atraviesa desde NSJC, colgando del madero, con un trapito, que oculta lo más humano de su santidad, hasta las celebridades del siglo XXI.
Una cultura falocéntrica, que oculta el falo, como forma de mantener así su poder, por medio del misterio, de aquello que sabemos que existe, pero permanece oculto a nuestra mirada pública.
La censura al desnudo masculino, tiene muchas aristas, entre las cuales se encuentra, la castración visual que se le realizó a la mujer, implantando un dato, que le impidiera llegar al goce erótico, mediante la visión. Una mujer castrada, que llega a sostener incluso, que el cuerpo del hombre no es estético, para mantener viva, la censura al desnudo masculino, en favor de una utilización extrema, del desnudo femenino, por contraste. Razón por la cual el desnudo masculino ha sido tan poco explorado y constituye, en si mismo, un desafío estético.

Carvajal Art 2010

lunes, junio 28, 2010

Estreno El Botero Capitulo II

Dentro de los marginados, están los home less, los sin casa. Es la precariedad de la existencia, que vive de desechos, de productos que fueron usados por otros y que les permite, sobrevivir, en el límite entre la vida y la muerte.
Construirse un refugio entre cartones y plásticos, hacerse de un carro que les permita recolectar cartones y venderlos, como parte del proceso de reciclaje, preparar alguna bazofia, que ahuyente el hambre y los mantenga ante el frío implacable de las, largas noches, de una ciudad que sigue a su propio ritmo. Son tareas, de una vida, que a ratos parece una continuación, de la pesadilla, de la vida. Una angustia constante que los acompaña, en la des afectación del efímero instante, de un tiempo estático. Un tiempo, que parece avanzar al interior, de una detención aparente.
Los personajes, de El Botero, transitan estos ámbitos. Seres que existen para ellos mismos, frente a una sociedad que los ignora. Que los desprecia, al punto de confundirlos, con el diseño de la ciudad. Seres que han dejado de ser hombres, más allá del sentido del género. De edades indefinidas, por ese mismo tiempo, que aparece detenido bajo el oscuro color, de su piel.
Estos seres solitarios, logran tener una percepción, tan radical como básica, del modelo social, que nos hemos dado, al punto de dejarlos fuera, hasta de las estadísticas. Modelos sociales, que a diferencia de otras épocas, donde permanecían extramuros, de la ciudad; permanecen al interior, pero sin participación alguna, en la interacción con el mundo real.


Todos los derechos reservados Carvajal Art 2010

viernes, junio 25, 2010

Estreno El Botero Capitulo I

El día, era uno de fiesta para Chile, había ganado y aún la gente, soñaba con llegar a la final.
En medio de bubuzelas, gritos, bocinazos y algarabía, se realizó el estreno de El Botero. Fútbol versus poesía. Deporte de masas versus género literario, casi de elite, con el devenir del tiempo.
Hace unos meses escribía un post, que decía: "las palabras no existen, sólo los silencios". Y esta certeza, se materializa en el film, en forma concreta.
Una hermosa puesta en escena, que luego de la correción del color y ciertos ajustes en el audio, quedó más maravillosa que la primera versión que habíamos visto en diciembre pasado. Hermosos parajes de nuestro país, para ser el escenario de una apuesta, que lejos de las tendencias en boga, iba en busca de la poesía, en todos, los niveles del relato.
Chile es un país de poetas, tenemos montañas de poetas y hacer un film, que habla desde la poesía hasta el fenónemo social, es evidentemente una locura, en nuestros tiempos, en que la palabra, el logos, perdió su verdadera esencia, en el trasvasije, desde el lenguaje analógico, al lenguaje digital. Dejando al ícono, como el eje en la estructuración del discurso.
Este cambio de un lenguaje por otro, no es un problema semántico, ni de forma. Implica todos los problemas que conlleva el fenómeno en sí mismo.
El Botero, se perfila en medio de una postmodernidad, difusa como sus límites, donde la poesía nace como acto poético, al ser visto desde la marginalidad y la precariedad de la existencia, como soporte de un logos que es casi un recuerdo; De una palabra que algún momento significó algo, pero que ahora es solo vacío, soledad, y devastación. Donde el dolor de la pérdida, es el único rastro de humanidad, que les va quedando a dos mendigos, que ya lo han perdido, casi todo. En medio de una sociedad, donde el concepto dignidad no existe. Manipulado hasta el extremo, a fuerza de repetición serial, cual obra de Warhol, se desgastó hasta dejar de existir. Y por ende la indignidad. Una sociedad no digna, de nada, ni siquiera de si misma. Donde la humanidad, es una palabra, que sirve de adorno, para una existencia, que se debate, entre lo irreal y lo soñado.

Todos los derechos reservados. Carvajal Art 2010

lunes, marzo 08, 2010

Carvajal y el Eje de La Tierra I

Después de sufrir, una de las mayores catástrofes en nuestra historia, de la conjunción de un terremoto y un tsumani, uno se queda en estado de shock. Cuan más, cuan menos, todo, absolutamente todo es impactante.
Desde el dolor de los cercanos, al dolor de los lejanos en la T.V.
Una tragedia, que como todo gran clásico, se va desarrollando por actos. Concatenados por el misterio del dolor, de la pérdida, del terror, de la incertidumbre, del miedo, por nombrar solo alguno de los estados anímicos, o sensaciones, que lo inundan todo, durante y posterior a la tragedia.
Originalmente, esta entrada iba a ser parte de una trilogía, que se llamaba: LAS PALABRAS NO EXISTEN: SOLO LOS SILENCIOS. Pero la tragedia en la consecución de sus actos, nos materializó, la frase. Hay momentos en los cuales, solo existe el silencio. No es posible contener en una palabra, todo el sufrimiento de una cantidad enorme de personas, de distintos estratos sociales, distintas creencias religiosas, distintos niveles culturales, enfrentado a una tragedia, que los alcanza a todos por igual. La precariedad de la existencia, puesta a prueba frente a la desgracia. La fortaleza interior, como único eje posible, sobre el cual reconstruir.
Dentro de los miles de testimonios, fotografías, vídeos, entrevistas que se han sucedido, a través de los medios de comunicación; me ha llamado particularmente la atención, ciertos fragmentos de reportajes o despachos periodísticos, donde las personas recorrían sus pueblos en el suelo, en busca de algo que les pudiera, satisfacer su necesidad de pertenencia. Pertenencia a un tiempo y a un espacio, en medio del caos, luego de la destrucción total, de sus viviendas.
Las personas vagaban como zombies, tratando de recuperar cualquier cosa que les sirviera para sobrevivir. Pero había algo que ellos valoraban, con emoción, en su búsqueda del rescate de una identidad, en busca de pertenencia: sus fotografías.
Las fotografías familiares, anecdóticas, eran lo único, que les permitía, reconocer, una pertenencia, a un tiempo y a un espacio determinado. Un tiempo congelado, en una imagen, de un espacio reconocible. Un tiempo eterno, antes de la tragedia, que supera al tiempo. Lo único que les quedaba reconocible, eran las fotografías. Ante la inmensidad de la energía disipada, como parte de un fenómeno que cambia el eje de la tierra, todo se replantea, en términos de la inmediatez de la existencia. De la precariedad de aquello que consideramos sólido, indestructible. De aquello que creíamos que era, solo queda una fotografía, salada, como el mar que se la llevó y la devolvió, junto a los cuerpos que le dieron vida. En ese tiempo y en ese espacio, que ya no existen.

Carvajal Art 2010

martes, febrero 02, 2010

Carvajal y el Royal de Luxe:El Teatro como espactáculo de Masas




Royal de Luxe
Muñeca Gigante
En Santiago de Chile

Aún siendo estudiante de teatro, en la Universidad Católica de Chile, en medio de la dictadura, de Pinochet, el teatro callejero, estaba prohibido, considerado una manifestación política, era costumbre, llevarse presos a los actores que osaran, cometer el delito de hacer teatro en vía pública. Esa suerte corrió Eugenio Barba, gran investigador y creador de la Antropología Teatral. Como no existía lugar, donde no se terminara en manos de la policía, llegó hasta nuestros oídos, el rumor de que la congregación de Los Domínicos, iba a facilitar, la explanada,en el frontis del templo, en los faldeos de un cerro, en la zona alta de Santiago de Chile, en uno de los barrios más exclusivos y hermosos de la ciudad.
Llegamos temprano esa tarde, curiosos, de conocer a una compañía francesa, que venía de visita, en momentos, en que el aislamiento cultural, era total,casi nadie venía, en protesta a la dictadura y los que venían, tenían que atenerse a las consecuencias.
Al estar al amparo de la iglesia, la policía se hizo presente a distancia y sin ánimo de reprimir.
La obra se llamaba: Perfume de Amnesia. Y era la primera vez que el Royal de Luxe, se presentaba en Chile. La obra comenzó, e inmediatamente no paramos de reirnos. Nos reimos los 45 minutos que duraba, la pieza. Que era en síntesis, una sesión de fotonovela postmoderna. Lo hilarante, se desprendía del hecho imnovador, para esa época, de mostrar tanto el "artefacto", como el "artificio", poniéndo el énfasis, en éste ultimo. Dejando a la vista el Deux et Maquina, de los griegos y que luego los romanos, llevaran al extremo, en sus espectáculos del Coliseo. El artificio, construído a partir de desechos, de un cúmulo de objetos reciclados. Todos puestos al servicio, de una puesta en escena que privilegiaba la percepción que de la visión frontal, el público tenía. Era una obra de teatro en formato fotográfico. Podíamos ver hasta los encuadres que hacía un fotógrafo en medio de la escena. Podíamos ver
lo que el director quería que viésemos. Con un ritmo vertiginoso, que nos dejaba con los detalles, interrumpidos por la risa, del ingenio en la creación y reciclaje de elementos, que adquirían una significación especial, en medio del espacio escénico.
Regresamos a casa, con la sensación de que el teatro que hacíamos, era demasiado antiguo, con sus formas y contenidos, fuera de tiempo. Nos vinimos con la sensación de que el Royal de Luxe, había cambiado nuestra percepción, para siempre, de lo que habría de ser un teatro postmoderno. Y yo, actor postmoderno, estaba pensando seriamente en hacer fotografía: Fotó!,Fotó!,Fotó!, como gritaba el director francés.

Carvajal Art 2010

martes, enero 12, 2010

Carvajal: La cámara en El Botero


La cámara ha sido el instrumento, mediante el cual hemos podido acceder a la experiencia de aquello que llamamos cine. Al comienzo la cámara fue solo eso, un instrumento, que daba la posibilidad de adentrarnos en una situación excepcional, donde todas las variables visuales, eran contenidas, mediante la convención de una realidad, sujeta a una bidimensionalidad, que determina el ámbito de la convención.
La bidimensionalidad, fue hasta la aparición del 3D, el marco teórico, donde una realidad tridimensional era sometida a la convención del 2D. Las limitaciones tecnológicas determinaron un desarrollo de los aspectos estéticos, que pudiesen suplir la carencia de una dimensión, que aparecía sugerida, mediante la estructuración de un lenguaje, que busca lograr una significación dentro de la bidimensionalidad, vale decir, la creación de una supra realidad, que supere la no existencia de la tridimensionalidad. A partir de esa necesidad, nace una estética, que busca el desarrollo mediante el montaje, que se transforma en el gran soporte del manejo de cámara. El montaje posibilita un amplio abanico de posibilidades, a partir del Acorazado Potemkin, de Serguéi Eisenstein, hasta el Ciudadano Kein, de Orson Wells, la cámara va desarrollándose, entonces, ya no es fija, nace el dolly, la pluma o grúa, la segmentación del encuadre mediante los diferentes formatos, hasta la construcción de un relato que recurre a múltiples recursos estilísticos de montaje y mezcla. La cámara estuvo durante años sobre un soporte. La cámara en mano estaba restringida solo al ámbito amateur, donde el formato profesional indicaba un soporte que disimulase la intervención humana en su manejo. En el principio fue el trípode, luego el dolly hasta el staedy cam. La cámara en mano fue aprobada dentro del formato profesional, en el ámbito del documental, donde era eximida de la exigencia de un soporte físico, que evitara, la basculación, el movimiento involuntario, en la búsqueda de la estabilidad de la imagen.
Desde la aparición del movimiento Dogma 95, la cámara, deviene en un elemento que traspasa la condicionante bidimensional, de ser solo un instrumento, para transformarse en un elemento altamente significante.
©2009 Carvajal Art

lunes, junio 01, 2009

Datos y veracidad del Relato

Las personas se manejan con y por datos, cuando hay mayor cantidad de datos, hay más elementos para poder construir un relato. El relato es parte del discurso por cierto. Inversamente, a menor cantidad de datos, el relato se hace inverosímil, escapando del plano real, se construye una historia sobre unos datos incompletos, que rápidamente pueden ser cuestionados en su verosimilitud, de manera tal, de cambiar el eje de la historia. al constatar, que la ausencia de datos estaba dando cuenta de que aquellos que se poseían eran erróneos, incorrectos o falsos.

Por ejemplo:

El asesino no es el asesino. Es el policía. Pero de improviso alguien mata al policía, entonces, ¿quién es el asesino?, la falta de datos nos mueve, a indagar, buscar, elucubrar, imaginar una respuesta. Dudamos, ahora dudamos de todos, de los policías y los asesinos. Si se accede a más datos, podemos llegar a concluir de que no se sabe quien es quién, los personajes, con los mismos textos pueden cambiar sus roles, al interior del relato. Al punto tal de que no se sabe qué o quien es el asesino del policía, pero igual de improviso, alguien lo mata., es el caso de: Infiltrados, con la actuación magistral de Di Caprio y Jack Nicholson y varios mas.
Entonces, la duda nace de la ausencia de datos, uno duda cuando no tiene la certeza y la certeza te la dan los datos. Pero uno como espectador o lector, no pretende "controlar" los actos pensamientos o dichos de los personajes, ni tampoco los cuestiona, uno quiere obtener más datos para que sea real. Uno quiere saber por la ausencia de datos. Las cosas se vuelven reales una vez que a fuerza de datos se desligan del relato. Eso es lo que hacen lo grandes escritores, manejan muchos datos de los personajes y logran hacerlos reales y ponerlos en situaciones reales, en la medida en que nosotros, leemos o percibimos esa cantidad enorme de datos, ahora bien la genialidad llega con la síntesis.
Shakespeare por ejemplo: entrega datos duros de primera, en los primeros segundos se sabe donde estás, que haces ahí, y en qué tiempo.
Si, no se acotan las unidades de Tiempo, Espacio y Acción, no se logra hacer real el relato.
Aunque el autor del relato, jure, que es verdad.

Para poder hacer real y creíble tu relato, sea lo que sea, tienes que recurrir necesariamente a esas tres unidades.

Por eso no es lo mismo, que el personaje diga un texto donde estén contenidas las unidades antes mencionadas. Shakespeare era genio, lograba ubicarte de inmediato y hacer creíbles sus historias. A Otello lo vuelve loco, a punta de falta de datos, que lo hagan dudar. Así lo maneja como personaje, en relación a los celos. Le da mínimos datos respecto a aquello que es lo más preciado para él. Frente a la ausencia de datos nace la conjetura. Los datos sueltos no sirven, buscan al relato, para tener un todo.
Desde ahí nace la sinécdoque como figura retórica, el Todo por la Parte.
Cuando todo se vuelve fragmentario como en Rayuela, el todo se arma a partir de los datos. Son los datos y vaya qué cantidad de datos. Se vuelve real, para nosotros como lectores. En el libro de Manuel, son una cantidad de datos impresionantes. Hasta los datos de los periódicos aparecen. Y el final es difuso por eso. No tenemos datos que nos entreguen certeza respecto a lo que pasó. De ahí viene la frase tan usada, para esconder la verdad: "...en un confuso incidente..." La confusión nace de la falta de datos. Si yo, como lector, espectador, receptor, no tengo los datos suficientes o correctos, llego a confusión. Confundo una situación con otra. Y reacciono de acuerdo a ello. La confusión genera caos. Con sus consecuencias injustas e irracionales. Shakespeare tuvo la genialidad de transformar la confusión en comedia, de ahí viene el nombre "comedia, de equivocaciones". Sueño de Una Noche de Verano, por ejemplo.
La falta de datos nos genera angustia. Aquello que suponemos que existe pero no sabemos qué es o cómo. Las novelas o filmes, de terror trabajan el horror, en base a la falta de datos, no sabemos qué está pasando, ni quién provoca lo que pasa.

martes, mayo 05, 2009

Contraluces II

La utilización del flash, varia notoriamente, la profundidad de campo, asi como la temperatura del color, de la imagen. En estos dos ejemplos, hay una variación en el formato, como en la utilización, de flash. Todas variantes, de mi refistro de la Plaza Brasil, en Santiago de Chile.


lunes, abril 27, 2009

Kodak II



La fotografía ha vivido muchas re- evoluciones desde que Eastman, decidió llevarla a todos. Quizás uno de los elementos tecnológicos más masivos, sea la cámara fotográfica. Con su consecuente impacto en la fotografía, como fenómeno de masas.


Desde que fue creado el roll, hasta la cámara digital, hay un gran paso a permitir el acceso a grandes cantidades de personas, al fenómeno fotográfico. La maravilla de capturar el instante, deteniendo el tiempo, es un acto mágico que seduce a todos por igual.


El acto de fotografiar- se, es lejos, una de las actividades más democráticas, que existen, ya que el obturador es un elemento ad-libitum, del fotógrafo; permitiéndole el registro del instante, que en su dimensión temporal más dilatada, le confiere un perfil histórico al registro.


Una fotografía casi anecdótica, con el correr del tiempo se transforma en un documento histórico. El valor agregado, del documento en cuestión tiene relación con la extensión del tiempo, que logró congelar, tras la obturación. Y he aquí, que el medio, la cámara en cuestión fue haciéndose cada vez más cotidiana. Más sencilla en su manejo, mayor rendimiento de sus componentes, menor tamaño y peso, mayor accesibilidad y compatibilidad. La cámara comenzó a materializarse en otros medios tecnológicos, como el celular, o la web cam, sin olvidarnos de la cámara de vídeo.


La distancia del sujeto fotógrafo, al objeto fotografiado, Internet mediante, puede ser de miles de kilómetros. Hoy es factible fotografiar a través de sistemas de comunicación, presentes en la Web, como complemento a la video conferencia. Es factible realizar un acto, mediante un espacio virtual, que separa al fotógrafo del modelo.


La masividad de la fotografía, a través de los celulares u otros medios, hacen que estemos ante la presencia de una nueva revolución de la fotografía, a partir de la evolución de los medios tecnológicos, que en un tiempo fueron su soporte y ahora son el incentivo, para su desarrollo.

lunes, diciembre 15, 2008

La Lengua de Mick Jagger por Andy Warhol


Cuando yo era un adolescente, los actuales buses, se llamaban micros; las cuales de un tránsito desde micro a micro-buses, se transformaron en otra cosa.
Las micros eran una individualidad toda, en su interior, dada la exigencia de la normativa vigente a esa fecha, la obligatoriedad de ser pintada de rojo, azul y blanco, como los colores de la bandera de Chile. Los modelos podrían cambiar más no la bandera, que los micros llevaban en su exterior.
Pues bien, un elemento fundamental en el aditamento interior, era el espejo retrovisor; arma letal, en la mirada fiera del chofer. Era un contacto vista a vista, con el conductor, desde la pisadera, de la escalera trasera,
El espejo retrovisor era siempre redondo y condición Sine Quanon, era la ubicación en el extremo superior derecho, de un tubo que servía de pasamanos. Orientado hacia el fondo de la micro, cual radar, que contiene en su imagen inversa, la mayor cantidad de especio.
Al comienzo los espejos retrovisores era comunes y corrientes; incluso yo diría más corrientes que comunes, dada su grado alto de distorsión, que a veces implicaba que la señora gorda, que acaba de pasar, por el pasillo hacia el fondo, después de la quinta fila, se comienza a ver como un humanoide.
Cual lentes normales, podían cubrir muy poco del espacio de la micro, lo que obligaba a tener un espejo cuadrangular, sobre la visera del conductor. Ese era de formato cinematográfico, de mejor resolución óptica.
En cambio el retrovisor atacaba por el costado, tratando de priorizar la visión de la escalera posterior, pero siempre en un primer plano, que en algunos casos alcanzaba el detalle.
Con el paso de los años, fue necesario, la adición de un segundo espejo retrovisor, de iguales características al delantero, pero en la parte trasera. La visión ahora, si bien no era panorámica, permitía la fragmentación de la micro en sus espacios más críticos.
Con el tiempo, la introducción de espejos más sofisticados, de visión panorámica, amplió la visión, pero achicó los elementos en la imagen. Ya no era posible distinguir al tipo de la última fila, ya no por aberración, sino por distancia focal, ahora entonces, el humanoide, podía ser un humano. Pero desdibujado al límite de transformarse en un punto que se desplaza en la penumbra...
Independientemente de todo lo anteriormente expuesto, el elemento unificador, en primera instancia, era la decoración; la cual podía constar de unos flecos en color rojo o amarillo, en busca de un símil, con los pétalos de una flor. Esto podía variar Ad Libitum, dado el ejercicio pleno de la libertad decorativa.
Con el advenimiento del Pop Art. Los micros se llenaron de colores y formas, psicodélicas, de distintos tipos. Que ya analizaremos en su debida oportunidad. Lo consistente es que producto de estos nuevos conceptos, se fueron adoptando, los íconos del Por Art, como elementos fundamentales de la decoración. Desde signos de la paz, hasta la palabra FEO, comenzaron a decorar, tímidamente el espejo retrovisor. Que ya transformado en elemento importante, podía incluir luces parpadeantes, herencia del Arte Cinético, hasta autoadhesivos con los más increíbles diseños y logotipos.
De todos los íconos del Pop Art, el más usado, pegado, pintado y reproducido, es sin lugar a dudas la lengua, Logotipo de los Rolling Stones, transformado en ícono del movimiento, en manos de su creador de Andy Warhol, inspirado en la boca y lengua de Mick Jagger.
Yo creo que Andy Warhol, jamás se imaginó que su lengua iba a ser tan Pop-ular, dentro del gremio de dueños y conductores de micro, en nuestro país; todos en su mayoría al margen absoluto del conocimiento, teórico del movimientos Pop, ni de su mayor exponente.
Al chofer, en su absolutamente ignorancia, estética, le gustaba tanto la lengua, que la compraba en diferentes formatos, terminando por pegarla, en las zonas más increíbles de la micro. La lengua estaba por todas partes y en todos los espejos retrovisores.
El espejo retrovisor, tenía por lo demás muchos elementos, que lo hacían estar más cerca del pueblo (Pop) y de sus abstracciones estéticas (Art). Era el espejo donde la señora se miraba y se arreglaba el peinado, el empleado antes de llegar al paradero, se arreglaba la corbata, el joven novio, se ajustaba el cabello, y el señor antiguo, enderezaba su sombrero. A todos sin excepción les sacaba la lengua la dupla Jagger-Warhol.
La lengua desvergonzada, irreverente, al borde de La Náusea de Jean Paúl Sartre.
Esa lengua repetida millones de veces. Serializada. Copiada. Reproducida. Como Warhol, lo deseaba.
El movimiento artístico, ARTE POPULAR (Pop Art) ahora estaba en manos del pueblo y en sus manos se repetía y se masificaba, sin la necesidad del entendimiento teórico, ni de las explicaciones del mismo.
La completa prescindencia del discurso plástico, en la efectividad de su praxis, daba por sentadas las bases, del movimiento que sella, el modernismo, desde las artes plásticas hasta la performance, para dejar encaminado el Post Modernismo de los ochenta.
El Por Art, es la manifestación empírica de la posibilidad del acceso, manejo y expansión, del arte, a niveles populares, donde no existe, el marco teórico, que posibilite la entelequia, del fenómeno.
Ahí reside la genialidad de Andy Warhol. La creación de una dinámica que se basta así misma, no necesita del proceso de la abstracción, para obtener un sentido, mediante la explicación, mediante el acceso al conocimiento a través del arte.
La lengua de Warhol, se instara como una obra de arte, infinitamente masiva. Está en las poleras, en los autos, en los baños, en cualquier lugar. Cualquier lugar puede ser idóneo para que la obra de arte se exhiba y funcione, más allá del entendimiento del espectador. El acercamiento del público al arte de Warhol, tiene una puerta de entrada, reconocible. Hay una forma, una figura distorsionada, que le permite arrancar del figurativismo, de siglos anteriores, tiene un contenido irreverente, que lo acerca, en su ironía, al gusto del pueblo. Gente común y corriente. Que no tenía idea de este señor de pelo blanco. Pero que cada vez que veía la lengua, no podía dejar de sonreír.

viernes, diciembre 12, 2008

Desde lo Efímero a lo Eterno

Un teórico del teatro decía por ahí que, una característica fundamental del teatro es, su carácter efímero. Donde la vida de los personajes, sus pasiones, alegrías, emociones etc. Sólo duran, lo que dura la representación de la obra. La magia dura ese instante, en que el actor, despliega toda su creatividad para ponerla al servicio de un personaje. Siendo esto parte de una convención circunstancial. Un acuerdo entre el público y el actor, respecto a la realidad que se manifiesta en cada representación. Terminada la función, se pagan las luces, se baja el telón y de lo vivido sobre el escenario, nada queda. Salvo el vago recuerdo en la retina del espectador, de lo vivido al interior de la sala, donde personajes ficticios, cobraron vida, mediante la generosidad del actor, que les prestó su cuerpo, su voz, su alma, para que la magia se manifestara. Salvo registros en vídeo, de lo representado, el trabajo del actor desaparece sin dejar más huella, que el recuerdo en los asistentes a la función. Hamlet, ha sido representado miles de veces por innumerables actores, el personaje existe en el papel, pero la representación del mismo, pertenece al terreno de lo efímero. Una vez que el actor ha desaparecido, solo recortes y fotografías quedan del estreno de la obra. Nada más.
En oposición, la fotografía captura el instante, congelando el tiempo, otorgándole un carácter eterno, mientras no se destruya el soporte, en la cual la imagen, se sustenta.
A la inversa del teatro, con el desaparecimiento del fotógrafo, su trabajo visual, sus imágenes, lo trascienden en el tiempo. Donde sujeto y objeto vinculados a ese instante, quedan congelados en el tiempo, que se vuelve actual, cada vez que contemplamos nuevamente la imagen. Desde ese punto de vista, la fotografía nos permite capturar la esencia de las cosas, más allá del devenir del tiempo, que todo lo borra o destruye. Por eso la fotografía se ha vuelto cada vez más popular. Nuestra inconsciente necesidad de detener ese tiempo que se nos escapa entre las manos, es a través de la fotografía, ya sea realizada esta en una sofisticada cámara, o en un sencillo celular. La imagen queda, permanece, más allá de nosotros mismos. Desaparece todo lo demás, pero la imagen persiste en el tiempo, acercándose a aquello, que lejos de lo efímero se encamina por lo eterno.





jueves, diciembre 11, 2008

El Artista y su Obra




Mucho se ha especulado respecto a la relación del artista con su obra. Respecto a su importancia, o las características de esta relación biunívoca. Hasta finales del siglo XIX, ambos conceptos parecían ir de la mano, pero con distancia y diferencias, haciendo clara delimitación entre la obra, como producto, y el ser humano que realiza la creación. Incluso avanzado el siglo XX, con las teorías Freudianias, el asunto pareció tener una vuelta de tuerca, al ser separados en el artista, el Ego, el Super Ego. Remedos de la división cuerpo y alma, de siglos anteriores. Como si el artista se pudiese diseccionar, descuartizar en partes, donde residiría su humanidad por un lado y su creatividad por otro.
Con el advenimiento del movimiento dadaísta, en el Café Voltaire en Zurich, en 1913, nace una nueva concepción, que de nueva no tiene nada, sino un retorno a los orígenes, donde el artista y su obra eran uno solo. Existía una unión indivisible entre la forma y el contenido, entre la creación y el creador.
Con el nacimiento del Dadá, ya nada volvería a ser lo mismo. Ni la obra, ni el artista serían uno más importante que el otro. Como categorías dicotómicas de un mismo ser. La obra comenzó a ser el artista y viceversa, el artista comenzó a ser valorado como la verdadera obra. Por lo tanto su intimidad como ser humano, ya no estaba mediada por la representación de sus emociones, sentimientos o pensamientos. La obra sería una extensión del artista, la materialización de su presencia, de su alma. La división entre artista y obra se perdió para siempre dando origen a un arte conceptual, que derivaría en la performance. Una obra que ocurre en el instante, de la cual nadie se puede apropiar, y en la cual el artista está inmerso en su obra. No está distanciado de ella, la contiene. Es así como la vida íntima del artista, se comienza a reflejar cada vez, en forma más progresiva y concreta en la obra. El artista interviene su obra, al punto tal de intervenirse él mismo.
Es así como Marcel Duchamp, atrapa el polvo de su habitación, en Le Grand Ver.
Man Ray comienza fotografiar desde un punto de vista personal, donde lo fotografiado tiene más que ver con él como artista, que con el objeto que fotografía.
De igual manera Jackson Pollock, lleva al extremo la intromisión del artista en la pintura, al sacar la tela del bastidor, ponerla en el suelo y meterse él dentro del cuadro, con un tarro que chorrea pintura, donde sus gestos mínimos de desplazamiento, quedan plasmados tras capas y capas de color, entre línea y línea.
Ya Artuad, había inaugurado esta nueva concepción, desde el teatro de la crueldad, donde su vida comienza a ser la verdadera obra de teatro. Y de ahí al Body Art, producto del movimiento Beatnic, originado por el grupo Fluxus, llevaría a la intervención corporal, a la categoría de obra de arte. En este sentido Andy Warhol, presenta esta propuesta a las masas, dentro de la concepción del Por Art. Cuando es baleado en The Factory y queda en grave estado; considera que eso es una obra en si misma, por lo tanto, a penas sale del centro de salud, desnuda su torso fisurado, por las marcas de las balas, se fotografía y le vende a la revista Vogue, en una imagen en blanco y negro, que es una obra magistral del Pop Art.
Robert Rauchemberg, toma su cama y la instala como cuadro, la cuelga y la pinta, dejando en evidencia que aquello que pertenece al ámbito privado del artista es lo más preciado como obra de arte.
Muchas veces me han insistido sobre la necesidad de conocerme como ser humano, dislocado de mi actividad como artista. Y una vez que rasuré mi torso, para una sesión de fotografía, una amiga ya estaba pidiendo hora al psiquiatra. Hace pocos días, esta polémica personal en relación a mi obra, volvió a suscitar la diatriba: ¿ qué es primero, el huevo a la gallina?. A saber, para todos los que desean conocerme como ser humano, ambos.
Como dijo en una oportunidad mi admirado director de cine alemán Werner Herzog; -Mis películas soy yo-.
De la misma manera, como en el Evangelio se dice: “por sus obras los conoceréis”, la única forma de llegar a conocer realmente a un artista, es a través de la contemplación , análisis, exégesis y goce de su obra. Donde el artista y obra son uno, indivisible e inconmensurables.

jueves, noviembre 27, 2008

Blade Runner: Larga noche bajo la lluvia y un Unicornio al amanecer



La fotografía tiene que ver fundamentalmente con el problema de la luz. Un problema a solucionar, para ver, para ayudar a ver. La fotografía se construye sobre la base del manejo de la luz, “escribir con luz”. Escribir sobre espacios, escribir sobre acciones, escribir sobre tiempos.
La fotografía del cine, busca escribir con la luz, a través del lente.
Esa gráfica en Blade Runner, está dada por la vasta experiencia en cine publicitario de Scott. Y que aquí adquiere el supra formato en lo que a soporte de luz, se trate. Scott y su director de fotografía asumen, el desafío de, contar una historia de noche. Una noche eterna. Interminablemente lluviosa. Donde la mezcla de olores y lenguas, bajo la lluvia ,tiene aquí una gran muestra. La lluvia como elemento tensionante, complica a cualquier director de fotografía. Pero, Scott, logra combinar diferentes tipos de luces: tungsteno, neón , sodio, flúor, etc. , con una lluvia espesa, con vapores y densa bruma, donde las ejecuciones adquieran un toque impresionista. La incursión del láser en el cine, logra luces que pueden cortar el espacio, definiéndolo como un espacio significante, en si mismo, Un espacio que se sirve de la luz, para darse a conocer. Un espacio vigilado. Un espacio virtual. Cruzados por estas luces, mientras los cuerpos se deslizan dentro de él. Supra espacios, donde las dimensiones son Kafkeaneas. Edificios Barrocos, iluminados magistralmente, para configurarse en espacios, de sacrificio, a favor de la luz. Desde esa perspectiva, la fotografía se basa en una noche sostenida, durante dos horas, para llegar al final, al amanecer. Cuando los enamorados se fugan de si mismos. De ese papel que les había asignado la Corporación Tyrell. El final de la larga noche, que sella el amor entre el humano y la replicante. El unicornio va al final, de testigo, al amanecer.

sábado, noviembre 22, 2008

Blade Runner: Harrison Ford, el Carpintero.


Lo más importante para un actor, es una indicación precisa, de parte del director; de qué es lo que quiere, con el personaje, en relación a su concepción del film. Es en esta estrechísima relación, surge la magia de la creación de un personaje.
Durante toda mi experiencia como actor y director, pude constatar esa premisa, del arte de la actuación
Un director debe conocer a su actor para que éste entienda, las indicaciones en forma coherente, con la totalidad de un film, que se va armando a fragmentos. En este sentido, la relación Ford-Scott, fructifica a un punto tal, que permite a Ford, madurar los conceptos vertidos, en torno a la creación de un exterminador, de replicantes, a lo largo de su carrera.
Si hay una de las cosas que técnicamente me fascina en Harrison Ford, es su precisión, en la ejecución de las Acciones Físicas, del personaje, el preciso manejo con los elementos, sea esta una espada, un látigo, o un celular en el oído, con un arma en la mano. La acción física, puesta al servicio de la emoción. Emoción que por lo general es de una angustia sostenida en el tiempo, que pueden llevarlo al terror.
La definida tesitura, emocional que despliega Harrison Ford, en su actuación, acentuada por una perfecta, concatenación, de las acciones y los textos, en relación a un rápido Tempo, generan la magia. Aparece un exterminador, que siente diferentes niveles de angustia, de hastío, de indiferencia ante la muerte.
Cuando, se estrenó por primera vez Blade Runner, en Chile, fue en el Teatro de Universidad Católica, donde trabajaba y estudiaba, como actor. Recuerdo que la escena que más me quedó dando vueltas, técnicamente, fue el momento, en que el exterminador, se lava. Se lava las manos de su sangre. Se lava las manos y el rostro de todas las muertes. Se lava la cara, de su rostro de asesino. Es espera que el agua lave su condena.
La convulsión de la muerte, del que asesina, magistralmente realizada, a partir de una acción física, altamente significante.
Mientra caminaba, luego de unas cervezas, por la avenida del costado del teatro, me busqué en los bolsillos los Lucky , encendí uno, recordando su actuación. Mientras el Ronson, se cerraba dejando su suave estela a bencina blanca, pensé que Ford, estaba genial, que para ser un gran actor, había que ser antes, un gran carpintero.





miércoles, noviembre 19, 2008

BLADE RUNNER: Ratchel, la preferida de dios.


Al final, solo ella se salva.
Ella, es la amada por todos.
Ella, la mas perfecta de los replicantes.
Ella, sabe que Roy va a morir.
Ella, sabe que es mas humana que todos.
Ella, que va adelante en cada acto.
Ella, que fuma, tiene recuerdos, sensaciones, toca el piano y que es mas perfecta que Roy.
Ella, que seduce a su ejecutor, que la va a salvar de los sicarios, que pretenden eliminarla.
Ella, que había sido la joya de la compañía.
Ella que era propiedad de la corporación.
El lujo mas exclusivo de dios.
La versión perfecta.
La diosa.
Ella, acaba con todos y se escapa con el ejecutor.


Este final tan delirante, tuvo objeciones desde ciertos ámbitos, de cuestionamiento.
Tanto así, que Ridley Scott, tuvo que elaborar dos finales.
Generando una versión completa, que fue entregada mucho tiempo después, de la previa.

La tesis de que una diosa, vence a toda la Corporación Tyrell, mediante una ejecución sistemática, de todos sus compañeros replicantes, subvertidos contra la entidad que desarrolla inteligencia artificial, no podía ser aceptada de buenas a primeras.

Ella sabe desde un comienzo, que el ejecutor los va a eliminar a todos, menos a ella.
Ella sabe, que es la preferida de dios.

lunes, noviembre 17, 2008

Blade Runner; Lágrimas bajo la lluvia




Hay un punto de inflexión donde la lágrima se confunde con la lluvia, como si el agua caída de los cielos, fuesen los cielos, esos cielos internos que sangran por los ojos, como si eso fuese a devenir en algo, que pudiese contener la realidad, a través de ellos. Esos ojos, que vieron aquello, que el creador ni siquiera soñó.
Roy es el que lleva el estigma del dolor, por haberse revelado a su creador. Es el anta-gonista, "el malo de la película", pero que tiene un alma, tan blanca como la paloma que asciende, llevándola en sacrificio, a esos mismos cielos que lo vieron nacer.
Roy asciende, con la marca de Caín en la frente, como en Hesse.
Es Judas. Es el estigmatizado, el hijo pródigo, que se auto clava la mano, para ser el súper hombre de Nietzsche.
Roy sabe, que es hijo del bien y del mal, que tiene alma, que tiene recuerdos, que ama, que desea a esa mujer hermosa, y que no va a permitir que el ejecutor, le desprenda de su sentido del Ser.
Sabe que ascenderá ese edificio altar. Sabe que será ejecutado. Pero asciende y acepta su sacrificio en pos de su humanidad. Esa humanidad arrebatada replicante a replicante.
Roy es la versión perfecta. Es un Titan. Se sobrepone a todo, incluso al dolor de si mismo. Sus dedos y sus manos ya pueden soportarlo todo. Destrozaron, incluso, la mente de su creador, que lo admiraba.
Pero debe morir.
Es el destino de los dioses. Ahora, solo le queda luchar hasta el final. Hasta cuando todo solo sean, lágrimas bajo la lluvia.

viernes, noviembre 14, 2008

Blade Runner: Ridley Scott




Hay un momento en el tránsito, de los héroes trágicos, en toda la dramaturgia griega, en la cual, se produce lo que más tarde fue llamado, "epifanía".
Conocida técnicamente como "anagnórisis", es el momento exacto en que el Héroe, tiene una percepción más total, más gestáltica, del devenir de su vida, en relación con su destino.
Es el momento de la verdadera claridad, en el acto de pensar, es el momento donde la reflexión, la meditación alcanza lo sublime y un entendimiento que tiene que ver con lo perecedero, que escapa a lo cotidiano, a aquello que sucede casi por azar. Este momento, de ribetes mágicos, produce un grado de conciencia distinto del entramado, donde se desenvuelve la vida de los personajes que constituyen la historia. Este nuevo grado de conciencia, le permite "ver" al Héroe, la verdadera dimensión de su camino. La verdadera hazaña, en la que está envuelto.
Hasta ese momento previo, sólo tiene la conciencia de un ser normal que se debate entre los pesares y alegrías de cualquier ser humano, o supra humano, en el caso de los Titanes.
Hasta ese momento todo es "normal", controlable, manejable, bajo los principios aristotélicos del Causa y Efecto. donde las categorías dicotómicas, sirven para "entender" la realidad y actuar en consecuencia, en pos de un objetivo, sea este individual o común.
La anagnórisis en cambio, sitúa al Héroe en otra dimensión, donde las unidades de Tiempo, Espacio y Acción, se trizan y se rompen, para dar a luz, a un nuevo orden, al discurso, desde la perspectiva de Michel Foucault. Un orden que tiene que ver más con lo divino que con lo terreno. Con lo imperecedero que con aquello, desechable. En ese momento de lucidez, el héroe se da cuenta, que su misión es más compleja e importante, que lo que él creía, al comienzo. Hay un descubrimiento de una verdad, que encierra todas las verdades, y que tiene que ver con las preguntas que todo ser humano se hace y que tienen que ver con lo vital de la existencia. Desde Esquilo hasta Kantor, pasando por Shakespeare. Las preguntas son siempre las mismas, y las respuestas, son las que dan origen al pensamiento humano, a la humanidad contenida en la filosofía, desde Sócrates a Nietzsche.
Esta magistral escena, de Blade Runner, "contiene" ese pensamiento, ese momento mágico donde las preguntas esenciales que atraviesan la historia de la humanidad, vuelven a hacerse presente en los personajes centrales. Prota y Anta Gonista. Como el yin y el yang, enfrentados al misterio de la vida, en momentos en que esta se vuelve sublime y desde el pensamiento, nos llega mediante la emoción, al alma. Donde reside la vida y la plenitud de la misma.

martes, noviembre 04, 2008

San Carlos: El sentido de la Fiesta



Todos los 4 de Noviembre, mi madre hacía una fiesta descomunal, donde se celebraba todo de una. Cumpleaños, Aniversarios, Onomásticos etc, etc.
Familiares de distintos puntos de Chile acudían a esta fiesta que comenzaba un viernes con el arribo de los comensales y finalizaba cuando el domingo se recogían los últimos platos.
Todo había sido preparado con mucha antelación: la pintura de la fachada y de todas las habitaciones era un rito del cual participaba, premunido de brocha y tarro de pintura, con un gorrito de papel en la cabeza. La iluminación de las guirnaldas, me enseñó ya de muy niño, lo que significaba un golpe de corriente. Entre cables y conectores, realizaba todas las instalaciones de sonido, que había ido aprendiendo con la práctica. El registro fotográfico era otra de mis responsabilidades. Las cuales había que apresuradamente combinar, con las de abastecimiento de los bebestibles y comestibles, que incluían toda una variedad, que no dejase lugar a dudas, que una fiesta es una fiesta.
El concepto de DJ, tampoco existía, pero era mi función, ya comenzada la velada, que era de mantel largo, en una interminable mesa, a la que por un costado, se agregaba la tan chilena "mesa del pellejo", donde siempre se ubicaban los más revoltosos y humorísticos invitados, que con sus chistes y risas, invitaban, a los más formales, a dejar los convencionalismos, para entregarse al placer de disfrutar de una velada inolvidable.
La cena era una consecución de exquisiteces que iban desde lo más selecto del mar, hasta aquello que constituía los elogios para los o las cocineras. Las chirimoyas ebrias de vino blanco, competían con las frutillas que sumergidas en vino tinto, hacían del borgoña un ir y venir. Los vinos se abrían casi en una sinfonía de corchos que indicaban que la fiesta ya estaba encumbrados hacia la pista de baile, que ya hacía de sus sones el mayor atractivo. El pisco sour, la champagne y el wisky, competían por llegar antes a los labios de los sedientos bailarines, que brindaban en forma consecutiva por los santos.
Una vez terminada la comida, el baile era toda la fiesta; la alegría desbordaba por los rincones y las risotadas, parecían escapar por las ventanas a contagiar a todo el barrio.
El amanecer pillaba de improviso a los bailarines, pletóricos de satisfacción. Algunos rendidos se iban a dormir, otros más resistentes continuaban la juerga hasta el otro día, pasando por el desayuno y la preparación de algún caldo mágico que espantara la borrachera.
Con el lento pasar de las horas de la tarde, la conversación y los recuerdos sumían a los invitados en una amistosa nostalgia, que devenía en preparación de las maletas para iniciar el regreso.
Cuando el sol anunciaba sus últimos rayos y las "onces" eran ya pasado, comenzaba el ritual de despedida. En la puerta, mi abuelo, el santo mayor, mi padre, el santo del medio, mi madre y yo el santo menor, recibíamos las felicitaciones y agradecimientos por tan magno evento.
Hoy, que casi ninguno de esos invitados sobrevive, reflexiono con nostalgia, el paso del tiempo que hizo que el concepto de fiesta, se fuese diluyendo en nuestra sociedad, para encerrarnos en un individualismo que no deja espacio, al compartir, en pos del baile y de la risa, en un entorno familiar, donde todo era conocido, las anécdotas, los chistes repetidos una y otra vez; donde los abrazos, hacían pensar en una fraternidad, que se materializaba en una amistad.

Es San Carlos nuevamente, entonces, de pie junto a la puerta que vio pasar mi niñez, brindaremos entre alegres y emocionados, por todos los que un día, celebraron y hoy ya no están.